Skip to Content

12 anfiteatros romanos que tienes que visitar

12 anfiteatros romanos que tienes que visitar

¿Quieres ver un anfiteatro bien conservado con tus propios ojos? Aquí tienes una lista de 12 anfiteatros romanos que merece la pena visitar.

Visitar un antiguo anfiteatro romano es una experiencia emocionante que te permite viajar atrás en el tiempo e imaginar los sangrientos eventos que se llevaban a cabo en estos espacios. En los días de gloria del Imperio romano, estos anfiteatros formaban parte de la vida diaria y tenían un papel fundamental para entretener al pueblo.

Aunque ha pasado mucho tiempo desde la caída del Imperio romano, todavía hay anfiteatros romanos en pie que impresionan por su majestuosa arquitectura.

¿Qué es un anfiteatro?

La palabra anfiteatro procede del griego amphi (ambos lados) y theatron (lugar para ver), y estas estructuras se construían para celebrar diferentes eventos, como batallas y juegos de gladiadores, que eran muy populares.

Un anfiteatro difiere de un teatro griego por su forma elíptica o circular con asientos que rodean la arena, mientras que el teatro griego tiene forma semicircular.

El Djem

El Djem está en Túnez y es uno de los anfiteatros más grandes del mundo. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y se construyó en Thysdrus alrededor del año 280 d.C.

Los historiadores estiman que en este anfiteatro cabían 35.000 personas. Es una construcción impresionante que merece la pena visitar.

El Djem

Foto: Shutterstock

Nimes

La Arena de Nimes se terminó de construir en el año 70 d.C. y hoy es uno de los anfiteatros romanos mejor conservados. Tiene 133 metros de largo y 101 de ancho. En total, hasta 24.000 personas podían contemplar las luchas de gladiadores en este anfiteatro.

Lamentablemente, aunque han pasado casi 2000 años desde su inauguración, siguen celebrándose luchas con animales, concretamente corridas de toros. De todas formas, el anfiteatro en sí merece una visita.

Nimes Anfiteatro

Foto: Shutterstock

Pula

Otro espectacular anfiteatro que no es tan conocido como el Coliseo pero que es casi igual de impresionante es el de Pula, en Croacia.

El anfiteatro de Pula se construyó entre los años 27 a.C. y 68 d.C. y en primer lugar se hizo con madera, pero más tarde se renovó y se creó una estructura de piedra con el emperador Claudio. Más adelante, Vespasiano lo amplió para que fuera suficientemente grande para albergar juegos de gladiadores, aunque no se terminó de completar durante su gobierno.

Coliseo

El Coliseo es el anfiteatro más grande del mundo y también el más conocido. Se construyó como un regalo al pueblo de Roma y recibió el nombre de anfiteatro Flavio.

En total, alrededor de 87.000 personas podían contemplar las luchas de gladiadores y de animales que se llevaban a cabo allí. Ahora es inimaginable que eso fuera una forma de entretenimiento, pero durante la época del Imperio romano era una práctica normal e incluso emocionante.

El Coliseo se terminó de construir en el año 80 d.C. y su inauguración se celebró durante 100 días, una de las muchas curiosidades sobre el Coliseo. Los últimos juegos de gladiadores se celebraron en el siglo V.

Ahora es una de las atracciones turísticas más visitadas del mundo con unos 4-5 millones de personas cada año. También es una de las nuevas maravillas del mundo

El Coliseo

Arena de Verona

En el norte de Italia podemos visitar el antiguo anfiteatro de Verona, que normalmente se conoce como Arena de Verona. Durante el Imperio romano podía acoger a unos 30.000 espectadores.

En la Edad Media se solían celebrar torneos, mientras que en la actualidad es posible disfrutar de espectáculos de ópera a cielo abierto y de grandes eventos. También se puede visitar para conocer la zona de asientos y las entradas.

Se completó en el año 30 d.C. y en esa época era aún más grande que hoy. Lamentablemente, quedó muy afectado en el exterior por un terremoto que se produjo en el año 1117.

Uthina

El anfiteatro de Uthina se remonta a tiempos del emperador Adriano y podía dar cabida a 16.000 espectadores. Uthina está en Túnez, que era una provincia romana conocida como Africa Proconsularis.

Uthina

Foto: Shutterstock

Leptis Magna

Libia no es un destino habitual en las listas de destinos deseados de muchos viajeros. Pero hay que destacar que en Leptis Magna hay uno de los anfiteatros más famosos del mundo y otras atracciones históricas impresionantes y bien conservadas.

Este anfiteatro es una estructura única porque se construyó bajo tierra. Se cree que alcanzó una capacidad máxima de 16.000 personas. En la actualidad, Leptis Magna es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Leptis Magna anfiteatro

Foto: Shutterstock

Pozzuoli

Si ya has visitado el Coliseo y el Arena de Verona pero quieres conocer otros anfiteatros en Italia, el de Pozzuoli, cerca de Nápoles, debería ser tu próximo destino.

El anfiteatro de Flavio en Pozzuoli es el tercer anfiteatro más grande de Italia, después del Coliseo y del de Capua, y se cree que lo construyeron los mismos arquitectos que el Coliseo.

Hasta 50.000 personas podían ver los juegos de gladiadores en este anfiteatro durante la época del Imperio.

Pozzuoli

Foto: Shutterstock

Anfiteatro de Pompeya

Pompeya es otro destino emocionante en Italia, principalmente conocido por haber sido enterrado bajo las cenizas del Vesubio, que tuvo una fuerte erupción y sepultó las poblaciones cercanas con lava.

Pompeya era una importante ciudad romana en el momento en que se produjo aquella erupción y, gracias a las cenizas que cubrieron el lugar durante siglos, se han encontrado restos arqueológicos muy bien conservados.

El anfiteatro de Pompeya es uno de los más antiguos que sigue en pie en todo el mundo. Los historiadores estiman que se construyó hacia el año 70 d.C. y que podía acoger a 20.000 espectadores.

Anfiteatro de Pompeya

Foto: Shutterstock

Anfiteatro de Arlés

El anfiteatro de Arlés, en Francia, se construyó en el año 90 a.C. y es uno de los anfiteatros romanos mejor conservados. Las luchas de gladiadores eran frecuentes en este lugar, que tenía aforo para unas 20.000 personas.

En la actualidad, el anfiteatro acoge corridas de toros y conciertos.

Anfiteatro de Arlés

Foto: Shutterstock

Tarragona

Si quieres visitar algún anfiteatro en España, puedes ir al antiguo anfiteatro de Tarragona, que se construyó en el siglo I d.C. En total, tenía capacidad para unos 15.000 espectadores. Aunque ha vivido tiempos mejores, es una visita muy interesante.

Tarragona

Foto: Shutterstock

Mérida

Augusta Emérita era una colonia romana que se fundó hacia el año 25 a.C. No queda mucho de aquel asentamiento, a excepción de las ruinas del anfiteatro romano con cabida para 15.000 espectadores.

Solo el nivel inferior del anfiteatro ha quedado intacto, ya que las piedras de las zonas altas se reutilizaron para construir otros edificios. 

Más sobre los anfiteatros romanos en el mundo

Casi todos los anfiteatros del mundo se remontan a la época del Imperio romano, cuando se construían con frecuencia para celebrar juegos de gladiadores y otros eventos para entretener al pueblo.

En la actualidad quedan unos 230 anfiteatros en todo el mundo, repartidos por los territorios que controlaron los romanos en su época. La forma circular o elíptica es la característica más distintiva de un anfiteatro.

Un anfiteatro no tiene tejado y en el centro hay una zona dedicada a espectáculos. Alrededor de la arena, se disponen varios niveles con asientos y escalones.

Lo que muchos no saben es que en el mundo no solo hay anfiteatros romanos, sino que también se pueden encontrar anfiteatros modernos. Un ejemplo es el gran anfiteatro de madera que se puede ver en Hammarby Sjöstad, en Estocolmo.

anfiteatros romanos en el mundo

Foto: Shutterstock


¿Has visitado alguno de estos anfiteatros romanos? Compártelo en los comentarios.

Moneda en Camboya
Moneda en Camboya: Información sobre el riel camboyano
← Read Last Post
Moneda en la republica checa (CZK)  
Moneda en la República Checa - Más información sobre la corona checa
Read Next Post →